Empanada de lo más socorrida, seguro que puedes sacar partido a verduras que te quedan por la nevera.

 

Empiezo por lo ingredientes:

  • Masa de hojaldre (yo la compro hecha, se encuentra en cualquier supermercado, en la nevera o en los congeladores, depende de la marca y el supermercado. En general no suelen llevar huevo ni lácteos, pero bueno, podéis llevar las gafas de ver de cerca si acaso. lo único que os fijéis si vienen una o dos láminas, porque dependerá de ello el tamaño de la empanada).
  • Soja texturizada (yo la suelo utilizar fina, pero cualquiera de los tres tipos sirve, es cuestión de gustos).
    Para el pistoOpción A:
  • 1 Zanahoria
  • 1 Cebolla
  • 1/2 Calabacín
  • Salsa de tomateOpción b (para vagos o si tienes prisa):
  • Una lata de “fritada” mercadonao un preparado de pisto de cualquier otra marca, que suele haber en todas partes.

Las cantidades van a depender de lo grande que sea la empanada. Yo lo que suelo hacer es comprar un paquete de zanahorias, de cebollas y varios calabacines y cortarlo todo pequeño cuando llego a casa. Guardarlo en bolsitas y al congelador. Así lo tienes listo en cualquier momento para cosas de este tipo.

Bueno me meto en faena:

Si la masa es congelada hay que sacarla un rato antes, con sacarla mientras vas cocinando las verduras basta.
Poned a calentar el horno a 180º.
La soja a remojo un ratín antes también (a mi a veces se me olvida, y la meto con el agua al microondas un par de minutos y ablanda rápido). Luego escurrirla y lista para cocinar.
Las verduras con un chorro de aceite a la sartén. Yo echo primero la zanahoria, que tarda más en hacerse, y luego el calabacín y la cebolla. Cuando ya está todo blando añado la soja y lo último el tomate. Ah! y una pizca de sal.
Si escogisteis la opción b: soja a la sartén y luego el pisto.

Cuando ya está hecho esto toca extender la masa en la bandeja del horno. Para que no se pegue untad antes un poco de aceite en la base de la bandeja o molde en el que lo vayáis a hacer. La masa tiene que estar en dos láminas, si comprasteis dos, pues hecho, si no cortad la que tenéis, pero no en dos partes iguales, la que va a estar abajo tiene que ser un poco más grande que la de arriba, para cerrar bien y que no se salga el relleno.
Una vez colocada la lámina de abajo extendéis el relleno, que ya estará medio templado, sin llegar a los bordes de la masa, dejando dos dedos o así por los lados. Luego ponéis por encima la otra lámina y cerráis con lo que sobraba de la abajo. Si os sobra mucho, cortad y luego podéis utilizarlo para adornar como hice yo en la de Iris.

Al horno y cuando esté dorada… listo!

Si el horno tiene mucha potencia, o veis que quedó muy dorada (incluso un poco quemada por arriba, que a veces pasa) y poco hecha por debajo, se puede volver a meter en el horno tapando la parte de arriba con papel Albal.
Si se abre la empanada por los lados o algo, que no cunda el pánico, va a estar riquísima igual, solo que menos bonita.

Espero que quedase claro, que me enrollo como una persiana…

Que aproveche!

empanada vegana

Posts relacionados: