Sencillo y dinámico.

Ingredientes:

  • 1 Manzana (yo utilicé de las Granny, que son las que más me gustan)
  • 4 onzas de chocolate de repostería (el de la imagen es de Nestlé, pero lo hay en casi todos los supermercados de marca blanca y más barato. Lleva cacao y grasas vegetales).

El proceso es muy sencillo. Lo primero es pelar la manzana, aunque si preferís, también se puede hacer sin pelar, en cualquier caso cortarla como en “gajos”. Para que no se oxide hay que ponerla a remojar, una vez cortada, en un bol con agua fría y el zumo de medio limón.Postre

Mientras la manzana está a remojo, se pone el chocolate en una taza o bol pequeño y se echa un poco de agua (que no llegue a cubrir las onzas, mejor poner de menos que de más) y un minuto al microondas para que se derrita. Mientras, preparáis una bandeja o plato cubriéndolo con film transparente (si no tenéis podéis recortar un trocito de una bolsa de congelar o algo así, papel de hornear… la idea es que no se pegue el chocolate al plato).

Cuando acaba de calentar el chocolate, removéis hasta que no queden grumos, quedará una mezcla suave de una textura similar a la nocilla. Cogéis un gajo y lo secáis con papel de cocina, luego lo mojáis en el chocolate y lo colocáis en la bandeja. Así con el resto de los gajos. Cuanto más espeso esté el chocolate más cantidad del mismo tendrá cada gajo (esto de cara a los más golosos).

Cuando están todos preparados al congelador media hora aproximadamente (cuando veáis que el chocolate ya está duro). Luego los despegáis con cuidado del film (si parte del chocolate se queda pegado, seguramente es que está blando aún y necesita más tiempo en el congelador). Luego se pueden conservar en la nevera.

Se puede añadir azúcar al chocolate cuando lo derretís, pero es cuestión de gustos.

Pasos intermedios aquí.

¡Que aproveche!

Posts relacionados: