El clasicazo.

Ingredientes:

  • 3 o 4 patatas.
  • 1/2 calabacín.
  • 1/2 cebolla.
  • 4-5 cucharadas de sustituto de huevo “No egg” (Lo compré en herbolario. Para los que no tengáis a mano, lo hay en el supermercado de El Corte Inglés, suele estar con los productos para celiacos, porque a parte de no llevar huevo o lácteos tampoco tiene gluten. El precio está entorno a los 5€ y se supone que cunde como 66 huevos, yo eso no lo tengo probado, pero durar dura bastante.)
  • Agua, sal y colorante.

La preparación es como la de cualquier tortilla salvo por lo del huevo. Ahí vamos:

Pelamos las patatas y las cortamos en cachos pequeños y finos, lo mismo con el calabacín (lavádlo bien si no lo peláis) y la cebolla. Se le echa un poco de sal y a la sartén con bastante aceite caliente. El fuego no muy alto, porque si no se doran las patatas rápido y la idea es que estén más bien blandas.

Mientras fríe preparamos el sustituto del huevo. Son unos polvos blancos, una especie de harina, pero más fina. Según la caja por cada cucharada pequeña hay que añadir dos rasas de agua. Yo esto no lo llevo a rajatabla en el caso de esta receta y me fío más de que la mezcla quede con una textura similar a la que tendrían los huevos batidos, quizá un poco más líquido. Se que no es una medida muy fiable, pero la intuición a veces manda. Yo empiezo echando 4 cucharadas (de las normales) de no egg y por cada una 3 de agua y lo mezclo con las varillas. Como una tortilla normal, la cantidad de “líquido” que necesitéis va a depender de lo grande que sean las patatas, cebolla… así que habrá que ajustar dependiendo del caso. Queda una mezcla blanca, pero yo le añado una pizca de colorante para que quede más como una tortilla de las clásicas.

Cuando ya están fritas las patatas y una vez escurridas, las mezclo con el sustituto de huevo y de nuevo a la sartén esta vez con poca aceite y el fuego más bien bajo para que vaya cuajando bien por dentro también. Si no os quedará gelatinoso. Vuelta a la tortilla con una tapa de sartén o plato y listo!

Os dejo fotos del sustituto de huevo y también de otra tortilla que ya había hecho sin el calabacín.

Que aproveche y suerte con la vuelta a la tortilla!

Posts relacionados: