Combatir el frío es fácil y barato si sabes cómo. Revisión de la clásica receta de sopas de ajos hecha por mi padre, mi abuela y una servidora, haciendo nuestro el dicho “La familia que cocina unida permanece unida” (o con diferencias sobre el tamaño en que se deben de cortar las verduras).

Ingredientes:

  • Ajo en polvo.
  • 3 o 4 dientes de ajo.
  • Pan duro.
  • Verduras varias que tengáis a medias. En nuestro caso:
    – 1/2 pimiento rojo y 1/2 verde
    – 1 Cebolla
    – 1/2 Calabacín
  • Pimentón dulce y picante.
  • Una pastilla de caldo de verduras (opcional)
  • Agua, sal y aceite.

Preparación

Primero empezamos haciendo un sofrito con las verduras picadas y los dientes de ajo (en nuestro caso no nos preocupamos por el tamaño porque luego  lo pasamos todo por la batidora un poco) y le añadís abundante ajo el polvo, haciendo honor al nombre de la sopa, también sal y pimentón dulce al gusto. Mientras vais cortando el pan duro, mejor en cachos pequeño para que luego la sopa quede lo más ligada posible.

Podéis ir poniendo también agua a calentar en una olla, y cuando esté bien caliente añadir la pastilla de caldo de verduras (si decidís echársela, mejor machacádla antes de echarla al agua para que no queden grumos) y algo más de ajo en polvo. Echad agua abundante porque luego irá menguando con la cocción.

Cuando el sofrito de verduras esté listo, todas las verduras blandas y los sabores mezclados, podéis echarlo al agua caliente o pasarlas antes por la batidora, sólo un poco, dejando algunos trozos de las verduras “reconocibles”, yo lo hice con la intención de que quedase luego una sopa suave, sin grandes “tropiezos”, pero si antes de hacer el sofrito pasáis las verduras por la picadora o lo cortáis bien, este paso os lo podéis saltar.

Mientras removéis la sopa, podéis tostar un poco el pan duro en la sartén que antes habíais utilizado para las verduras y luego ir añadiéndolo a la sopa. Veréis que el pan pronto va aumentando al absorver el caldo. Por último, añadís el pimentón picante y corregís ajo o sal si hace falta.

Lo imprescindible en este punto ya está hecho, lo que queda es paciencia y darle a la sopa bastante tiempo de cocción para que todos los sabores se mezclen.

Que aproveche!

Por cierto! He creado un perfil en Facebook para que podáis estar informados de las nuevas recetas Like it!!
sopas de ajo

Posts relacionados: