Antes de nada, me gustaría dar las gracias a todos los que habéis visitado este blog en estos escasos quince días que lleva en funcionamiento, a los que habéis dejado vuestros comentarios aquí y en el facebook, a los que os habéis suscrito por mail, igualmente a los que simplemente echáis un ojo o cogéis alguna idea, a los que compartisteis las recetas en redes sociales, y por supuesto a gente tan maja como la de Gastronomía Vegana, que me recomendaron en su boletín y twitter. Tampoco me olvido de los que estuvisteis desde la gestación de la idea. Todos, me dais muchos ánimos a seguir “con esta frikada”. De paso os recomiendo absolutamente todos los blogs y webs que aparecen en mi Blogroll (abajo, veréis que poco a poco va aumentando), porque si mi blog os ha gustado, estos os van a encantar!

Dicho esto: Patatas guisadas.

Otra receta invernal y sencillísima. Si andáis con catarro a cuestas como es mi caso, ideal.

Ingredientes:

  • 1 patata grande.
  • 1 diente de ajo
  • 1 trocito de cebolla.
  • 1 taza pequeña de soja texturizada (ya utilicé este tipo de soja en receta de la empanada, pero esta vez usé una un poco más gruesa, la podéis encontrar el herbolarios y si no, aunque probablemente un poco más cara en supermercado de el Corte Inglés, pero suele andar sobre 2€ 150-200gr, pero cunde bastante).
  • 1/2 lata de guisantes.
  • Pimentón dulce.
  • Perejil.
  • Aceite, agua y sal.

(Estas cantidades son pequeñas porque estaba cocinado para mí sola. Aunque obviamente sale bastante más cantidad de lo que presenté para la foto, si lo preparáis para más gente, podéis calcular una patata grande por persona o dos más o menos pequeñas).

Primero ponemos a remojo la soja texturizada, luego pelamos y cortamos las patatas, la cebolla y el ajo. En la olla donde vayamos a cocinar las patatas ponemos un chorro de aceite y cuando esté caliente añadimos la cebolla, el ajo con un poco de perejil y una pizca de sal a fuego no muy alto. Antes de que llegue a dorar la cebolla añadimos la soja texturizada y removemos todo. Después añadimos las patatas y las rehogamos unos minutos. Mientras, ponemos a calentar agua en el microondas y luego la añadimos a las patatas. Echamos la cantidad de agua suficiente para que cubra por completo las patatas. Añadimos también los guisantes y un poco de pimentón dulce, para darle un poco de sabor y color (yo ahora viendo la foto creo que me quedé un poco corta con el pimentón, igual un poco de colorante les hubiese venido bien).

Dejamos que se cocine a fuego suave hasta que las patatas estén blandas, pero sin que lleguen a deshacerse y ¡hecho!

Consejo: A mi al día siguiente, me gustan más, que el caldo está más espeso, como pasa con las lentejas.

Que aproveche!

Begin Vegan Begun en Facebook.

Posts relacionados: