Sencilla, mucho más sencillo de lo que parece. A por ello:

Ingredientes:

  • Pasta filo (en mi caso comprada sin ingredientes de origen animal)
  • Paté de champiñones (receta de Creativegan, aunque también podéis usar comprado o probar con paté de otros sabores como el de Nihacc)
  • 2 cebollas
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de módena /crema de vinagre balsámico
  • Sal
  • Azúcar

Instrucciones:

El primer paso será caramelizar la cebolla. La cortamos primero en juliana (con rodajitas finas), la ponemos a fuego lento en una sarten con aceite de oliva ya caliente y poco de sal. Vamos removiendo y dejando que dore pero controlando que no llegue a quemar. Cuando ya empieza a estar dorada, añadimos dos cucharaditas de azúcar y un chorrito de vinágre de módena o si os gusta un poco de crema de vinagre. Dejamos que siga cocinándose 5 o 6 minutos más y probamos para añadir o no más azúcar al gusto.

Cuando la cebolla ya casi está vamos preparando los saquitos: Separamos dos hojas de la pasta y las dejamos con forma cuadrada (cortando con la tijera, ya que a mano, romperá). Colocamos en el centro un par de cucharaditas de paté y unimos los bordes de la masa para hacer el saquito. Para cerrarlo yo utilicé hojas de de cebolletas lavadas y cortadas en tiras finas, pero podéis utilizar las de otras verduras. Si véis que sobra mucha masa por encima del nudo del saquito, podéis cortarla con la tijera. Cuando tengáis todos los saquitos (yo preparé 4) colocamos con cuidado en la bandeja del horno, en la que habremos colocado papel de hornear (para que no se peguen los saquitos). Se dejan hornear a 180º hasta que veáis que está dorado.

Sacamos del horno, presentamos con la cebolla y ¡que aproveche!

http://www.facebook.com/beginveganbegun

PD: Gracias al fotógrafo

saquitos de paté veganos

Posts relacionados: