Hay meses en los que se juntan los cumpleaños y en mi casa, mayo es uno de ellos. Ayer fue el cumpleaños de mi hermana (¡¡Felicidades Alba!!) y próximamente el mío, así que tenemos excusa para comer tarta, pasteles… Esta vez ha tocado pastelitos de fresa veganos, muy “aparentes” y súper ricos ¡Anímense a probar!

Ingredientes:

Para el bizcocho

  • 250 gramos de harina Yolanda
  • 125 gramos de azúcar
  • 250 mililitros de leche de soja
  • 1/2 sobre de levadura en polvo
  • 1/4 de taza de café de aceite de girasol
  • 200 gramos de fresas

Para la nata:

Para decorar (opcional):

  • Sirope de fresa (yo usé comprado, pero revisad que no lleve colorante E-120 que es de cochinilla).

 

Preparación

En primer lugar,  os diré que podéis echar las fresas simplemente troceadas en el bizcocho, pero yo hice una especie de puré troceando las fresas y poniendo a hervir durante 10 minutos a fuego fuerte con unos 100ml de agua. Queda un purecito homogéneo muy rico.

Para el bizcocho, como siempre, mezclamos primero los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura) y añadimos después la leche, el aceite y el puré de fresas. Mezclamos bien hasta que no queden grumos y ponemos a hornear en la bandeja del horno aceitada durante aproximadamente media hora con el horno precalentado a 180º. La idea es tener una placa fina de bizcocho para poder montar luego los pisos de los pasteles.

Una vez listo el bizcocho dejamos enfriar bien durante unas horas. Después empezamos con la preparación de la nata. Tendréis que seguir las instrucciones del fabricante. En mi caso, simplemente batí la nata con las varillas de la batidora junto con el azúcar. Cuando ya veáis que más o menos tiene la textura firme de la nata montada, añadimos las fresas bien troceadas y batimos un poco más. Veréis que la nata coge un tono rosa claro.

Ya sólo queda montar los pasteles. Cortamos los trozos del bizco con las formas que queramos usar. Yo como veis en la foto hice cuadrados y triángulos. Para que queden iguales y encajen, corté primero uno y lo usé como guía para el segundo pedazo, colocándolo encima. Para que el corte quede limpio, os recomiendo pasar primero el cuchillo por el agua caliente y hacerlo siempre que vayáis a realizar un nuevo corte.

Para hacer el relleno, usé una manga pastelera, poniendo la nata sobre una de las piezas de bizcocho y colocando con cuidado la otra encima, presionando un poco, pero sin hacer demasiada fuerza para que no se salga la nata.

Para adornar: dejad volar vuestra imaginación, podéis usar sirope, cachitos de fresa… ¡Seguro que os queda genial!

¡Que aproveche!

Patelitos de fresa veganos

 

Posts relacionados: