Esta receta se me ocurrió la semana pesada cuando recibí un paquete de Amandín en el que me enviaban su nueva bechamel de arroz. Aproveché para probar recetas veganas que luego pueda repetir de cara a cenas navideñas ¿Que os parece? Ahí va la receta de canelones de calabacín:

Ingredientes:

  • 1 Calabacín
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 tomate
  • 1/2 pimiento italiano
  • 4 champiñones
  • Bechamel de arroz Amandín
  • Queso vegano

Preparación

Lo primero que haremos será limpiar y cortar las verduras en dados pequeños. Con excepción del calabacín, que tendremos que laminar: podemos hacerlo con un buen cuchillo cortando tiras muy finitas, con una mandolina o con un pelador (yo lo hice con éste último). Si os sobra calabacín después de hacer bastantes láminas, podéis cortarlo también en dados y aprovecharlo para el relleno de nuestros canelones.

Una vez tengamos la verdura cortada la pochamos con aceite de oliva, un poco de sal y un poco de pimienta. Pondremos primero la zanahoria, que tarda más en hacerse y después iremos agregando el resto de verduras. Cuando ya esté todo blandito, retiramos del fuego y dejamos templar.

Aprovechando la misma sartén, a poder ser que sea antihaderente, para dar un golpe de calor a las láminas de calabacín que hemos cortado. Si son bien finas, veréis que son flexibles pero pasándolas un poco por la sartén quedarán aún más manejables y con un poco de color. Las ponemos unos segundos y las sacamos con cuidado a un plato en el que nos queden bien estiradas. Cuando templen, empezaremos a hacer los canelones.

Estiramos dos o tres tiras de calabacín solapando una con otra y colocamos sobre ellas una cucharadita de nuestras verduras para el relleno. Envolvemos y después colocamos en la bandeja del horno, que previamente habremos “enaceitado”, siempre con el cierre hacia abajo para que no se nos abran.

Repetimos el proceso hasta terminar nuestras láminas. Cuando tengamos todos los canelones en la bandeja vertemos la bechamel amandín, veréis que es bastante líquida, después de hornear y templar coge más cuerpo. Si queréis podéis rayar un poco de queso vegano por encima, yo usé uno de anacardos.

Horneamos una media hora a 180º y ¡listo!

¡Que aproveche!

 

Posts relacionados: