Esta semana me regalaron un kit de Lekué para hacer galletas de navidad y además me llegaron los libros que me regalaron en Canal Cocina de Alma Obregón por el Concurso de Recetas de Cupcakes, Cookies y Tartas (que incluía uno de galletas). Así que me puse manos a la obra, a pesar de que eran mis primeras galletas decoradas y nunca había hecho glasa real vegana (o royal icing, como dicen por ahí). En fin, espero que os guste mi versión de las galletas de jengibre veganas:

Ingredientes para las galletas (12-14 galletas):

  • 200 gr de harina
  • 100 gr de margarina vegetal
  • 100 gr de azúcar
  • 7gr de jengibre fresco
  • 1/2 cucharadita de postre de canela
  • 1 pizca de nuez moscada

Ingredientes para la grasa real vegana

  • 1 cucharadita de postre de no egg (sustituto de huevo)
  • 2 cucharadas soperas de agua
  • 1 cucharadita de postre de zumo de limón
  • 100 gr de azúcar glass
  • Colorante rojo (yo usé en gel)
  • Colorante verde (también en gel)

Preparación

En primer lugar prepararemos las galletas. Mezclamos la margarina a temperatura ambiente con el azúcar ayudándonos con unas varillas (yo lo hice a mano). Después añadimos la ralladura de jengibre, la canela y la nuez moscada y mezclamos bien. En último lugar, agregamos poco a poco la harina tamizada de forma que no quede ningún grumo. Veréis que es una masa bastante blanda y un poco pegajosa, no os preocupéis, está bien. Sólo hay que hacer con ella una bola y dejarla reposar una media hora en la nevera.

Pasado este tiempo, estiramos la masa de las galletas de jengibre veganas sobre papel de horno e intentamos que quede por todas partes con el mismo grosor (unos 5-6 mm). Cogemos nuestros cortapastas y sacamos tantas galletas como podamos. Con el sobrante volvemos a hacer una bola, estiramos y cortamos más galletas.

Una vez tengamos todas las galletas, las ponemos en la bandeja (de nuevo con papel de hornear para que no se peguen) y colocamos en el horno precalentado a 180º con calor por arriba y abajo. El tiempo que tendremos las galletas será de aproximadamente 10 minutos. Sacadlas cuando veáis que los bordes se empiezan a poner dorados.

Una vez listas las galletas las dejamos enfriar en la bandeja y posteriormente rejilla (yo no tengo de las especiales de repostería y uso la que viene con el microondas para el grill). Mientras, podemos empezar a preparar la glasa real vegana. El royal icing es una masa básicamente de azúcar, así que si no os convence mucho, os aseguro que las galletas sin nada están también muy ricas, yo dejé alguna sin adornar.

Para la glasa vegana primero mezclamos el no egg con el agua, luego añadimos el zumo de limón y posteriormente el azúcar glass. Yo en este caso usé la batidora de mano con el accesorio de la varillas. Queda una masa bastante pegajosa. Separamos en tres partes, una la dejamos blanca, en la otra añadimos una pizca de colorante verde y en la otra colorante rojo. Ojo, si usáis colorante en gel, con muy muy poquito es suficiente. Después colocamos la glasa en la manga pastelera (yo en realidad usé un “Decopen” también de Lekué con la boquilla pequeñita).

Ahora a echarle imaginación y paciencia para decorarlas. Os dejo un vídeo de Alma Obregón para que os ayude con la técnica. Yo lo vi un par de veces y me lancé a la piscina… ¡ánimo!

¡Qué aprovechen las galletas de jengibre veganas y feliz navidad!