Como sabéis los que me seguís en redes sociales (aquí, aquí o aquí), hace poco recibí una super caja de Ecobesa Productos ecológicos. Una de las cosas que no podía dejar pasar era una bolsa de espinacas que pedían a gritos hacer recetas veganas con ellas, así que me animé con esta lasaña vegana que ¡espero que os guste!

Ingredientes (2 personas):

  • 250g de espinacas
  • 50g de soja texturizada fina
  • 6 placas de lasaña
  • 1 cebolla mediana
  • Tomate triturado
  • 1 diente de ajo o ajo en polvo
  • 2 cucharadas de harina
  • 1 vaso de leche vegetal
  • Orégano
  • Semillas de lino o chía

Preparación:

En primer lugar para hacer nuestra lasaña vegana, tendremos que preparar las placas de pasta. Dependiendo de la marca se hará de una manera u otra (las hay que tienen que hervir, las hay sólo para remojar o para poner directamente al horno) así que cada uno deberá seguir las instrucciones del fabricante. En mi caso las remojé.

Para el relleno, haremos las dos preparaciones por separado. Para el relleno de espinacas, las cortaremos y ponemos a hacerse en la sartén con un chorrito de aceite sal y ajo (bien picado o bien en polvo) No os preocupéis si parecen muchas, porque reducen un montón.

Por otro lado, preparamos la soja. La ponemos a remojar 15-20 minutos antes. Mientras picamos cebolla y ponemos a sofreir con un poco de sal. Escurrimos la soja y la añadimos, doramos un poco y después ponemos el tomate triturado y un poco de orégano. Dejamos a fuego lento hasta que el tomate se vaya reduciendo. Si queda muy líquido, será más difícil montar la lasaña.

Además, a esta lasaña vegana, yo le he puesto una capa de bechamel. Para hacerla, ponemos en una sartén un par de cucharadas de harina hasta que empiece a calentarse, añadimos un buen chorro de aceite de oliva y mezclamos con la harina hasta que se haga una pasta espesa. Después vamos añadiendo poco a poco la leche vegetal hasta tener una textura suave. Añadimos sal al gusto y orégano.

Ya tenemos todas las preparaciones listas y sólo queda montar la lasaña. Ponemos una capa de pasta, las espinacas, otra placa, la soja, la última placa de pasta y por encima la bechamel. Podemos añadir unas semillas o un poco de queso vegano, al gusto. Y horneamos hasta que esté dorada por arriba.

Yo como véis preparé dos presentaciones, una más tradicional y con más bechamel y otra a modo de ración individual y más ligera de bechamel.

¡Qué aproveche la lasaña vegana de espinacas y soja!

Posts relacionados: