¿Ya habéis oído hablar de los zoodles? Tras el nombre “moderno” nos encontramos con espaguetis de calabacín, super ricos, sanos y además muy sencillos de hacer si tenemos el utensilio adecuado. Yo tengo la suerte de que mis amigos de Conasi me hayan enviado este spirali, así que hacer recetas veganas es super facil. ¡Vamos allá!

Ingredientes (2 personas)

  • 1 calabacín bien grande (o dos más pequeños)
  • 1 yogur de soja
  • 1/2 limón
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 2-3 hojas de hierbabuena (o de menta)
  • Sal (yo uso sal rosa del himalaya)

Preparación

Como os he contado yo he usado para hacer los zoodles, o espaguetis de calabacín un spirali. Su uso es muy fácil, sólo hay que lavar el calabacín y cortar los dos extremos para dejarlos lisos. Clavamos un extremo en la parte de pinchos y vamos girando y girando hasta terminar el calabacín. Os dejo un vídeo donde se ve más claramente.

Tengo que reconocer que yo estoy muy contenta con él, y seguro que le daré mucho uso, pero si no lo tenéis, también podéis hacer los espaguetis cortando tiras finas con el cuchillo o tipo “fideos” con un rallador.

Una vez tengamos los espaguetis cortados, los colocamos en un colador grande o un escurridor de pasta con un poco de sal y dejamos que vayan soltando agua una media hora.

Mientras, hacemos la salsa de yogur vegana. Es muy sencillo. En un recipiente ponemos el yogur, añadimos el zumo de medio limón y después un chorrito de aceite de oliva. Mezclamos bien con unas varillas y añadimos sal. Picamos bien pequeñitas las hojas de hierbabuena y mezclamos con la salsa. Dejamos reposar un poco y ¡listo!

Ya sólo queda montar el plato. Yo les he añadido también unas pipas (crudas) para darle un poco más de gracia y texturas diferentes.

Están muy ricos así, pero si preferís comerlo en caliente, podéis saltear un poco los zoodles antes de añadirles la salsa de yogur o cualquier otra salsa que os apetezca: salsa de tomate, pesto o incluso una boloñesa.

Posts relacionados: