Lo confieso, una vez a la semana me gusta disfrutar una buena pizza vegetal. Seguro que muchos pensarán que una pizza vegana no tiene gracia, pero os aseguro que hay mil maneras de hacer una pizza vegana y rica. En otras recetas publicadas la tenéis con seitán o con chorizo vegano o barbacoa, hoy toca una más ligera con verduras:

Ingredientes:

  • 250 gr de harina (yo suelo usar la específica para pizzas, podéis usar de otro tipo)
  • 125 ml de agua templada
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de azúcar
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 2-3 cucharadas de tomate triturado
  • 1 trozo de calabacín
  • 1/2 zanahoria
  • 1/2 manzana
  • 1 puñado de nueces
  • 1 puñado de pipas (semillas de girasol)
  • Queso vegano (opcional)
  • Orégano

Preparación

Primero haremos la masa. Para ello simplemente, ponemos la harina en el recipiente añadimos el azúcar, la sal y la levadura y lo mezclamos. Luego añadimos el agua templada y el aceite y amasamos hasta tener una amasa elástica que no se nos pegue a las manos. Podemos espolvorear un poco más de harina si hace falta. Después hacemos una bola y dejamos reposar cubierta con un paño una media hora.

Pasado ese tiempo, estiramos la masa con la forma que queramos y colocamos en la bandeja de horno, yo siempre suelo poner debajo papel de hornear para que no se pegue y así no ensuciar mucho la bandeja.

Esparcimos el tomate por toda la base y después ponemos nuestro queso vegano rallado. Yo suelo usar de Divina Teresa y muchas veces los combino, pero podéis usar el que queráis, uno casero de frutos secos por ejemplo o no echar ninguno.

En este caso he usado el Spirali que os enseñé en la receta de zoodles, es de Conasi y como veis se puede utilizar para un montón de cosas. Hice las espirales con las verduras y luego las distribuí por toda la masa. Para terminar añadí las nueces y las pipas, orégano, un poco de sal gorda y un chorrito de aceite.

Ponemos a hornear una media hora con el horno ya caliente a unos 180º grados. Yo los últimos 5 minutos suelo ponerla con el horno solo por abajo y a 200º porque me gusta que quede crujiente.

Cortamos, esperamos que enfríe un poco para no quemarnos con el queso ¡y a disfrutar!

¡Que aproveche la pizza vegetal!

Posts relacionados: