Me encanta el falafel y si es casero ya… ni os cuento! Hoy os traigo esta versión de falafel de espinacas y la única complicación que tiene hacerlo es acordarse de poner a remojo los garbanzos ¡no hay excusas! Ahí va la receta:

Ingredientes (15-20 unidades)

  • 200 gramos de garbanzos
  • 35 gramos de espinacas frescas y lavadas
  • 2 cucharaditas de café de comino
  • 1 cucharadita de café de pimentón picante
  • 1 cucharadita de café de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de café de levadura en polvo (polvo de hornear)
  • 1 puñado de perejil
  • 1/2 limón (en zumo)
  • Sal

Preparación

Como os decía en le principio de este post, lo primero es poner los garbanzos a remojo el día antes. Una vez los tenemos, simplemente los trituramos, yo como podéis ver en la fotos he dejado algunos trocitos más grandes de garbanzo, pero si queréis podáis triturarlos más. Yo como siempre he usado la Optimum 9400.

Después trituramos también las espinacas junto con el perejil y lo mezclamos con los garbanzos.

Añadimos las especias, el ajo, la sal y la levadura y volvemos a mezclar. Añadimos un chorrito de limón y amasamos unos minutos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados en la masa.

Dejamos reposar unos 5 minutos. Luego, empezamos a hacer las bolas y freimos en aceite bien caliente. Al sacar, ponemos un poco de papel de cocina en el plato para eliminar el exceso de grasa y ¡listo!

Si os sobra masa, podéis guardarla en nevera para otro momento o preparar todas las bolitas y congelarlas antes de freír.

Podéis acompañarlas con salsa de yogur y ¡estará riquísimo! Si tenéis pan de pinta, ¡podréis haceros un kebap de falafel perfecto!

¡Qué aproveche!

 

Posts relacionados: