fbpx

Mi experiencia con el BLW. Baby led weaning con niños vegetarianos y veganos

Mi experiencia con el BLW. Baby led weaning con niños vegetarianos y veganos

Hace ya 8 meses que prometí que hablaría del BLW o Baby led weaning con niños vegetarianos y veganos, en este caso con una niña, mi hija. y estaba tardando. Pero la verdad es que creo que ahora tengo una visión más global, más calmada y más centrada y os lo puedo contar mejor.

Es mucho más fácil de lo que a priori puede parecer porque al final consiste en que se acostumbre a comer como nosotros. Pero en BLW también hay altibajos (al menos en nuestro caso) porque los peques a veces no comen tanto como a madres y padres nos gustaría (y ya no digamos a las abuelas).

DISCLAIMER: En este post no pretendo explicaros en qué consiste el BLW porque no soy una experta, ni soy nutricionista… y además ya hay un montón de esa info en internet mejor contada. Solo pretendo contaros qué tal nos fue a nosotros y cómo nos apañamos. Vamos, es una visión completamente subjetiva. Así que vamos allá.

 

¿Por dónde empiezo con el BLW?

Pues para mi la respuesta es fácil: POR INFORMARTE Y FORMARTE.

No es que tengas que ser licenciada en nutrición (ni mucho menos), pero si tienes las nociones básicas podrás estar tranquila a la hora de dar de comer a tu peque y además tendrás todas las respuestas cuando la gente empiece a cuestionar lo que haces. Porque si… te van a cuestionar. Uno, por dar de comer trozos a tu bebé y dos por no darle trozos de carne.

Yo te recomiendo los libros de Carlos Gonzáles, de Nutrikids y Juan Llorca… hay un montón y podrás aprender de nutrición, de cortes, recetas… Pero también te recomiendo que si tienes la oportunidad re recomiendo que:

1. Cuentes con la ayuda de un nutricionista: nosotros tenemos a Victoria de @nutritionisthenewblack (que también me llevó el embarazo vegano).

2, Que hagas un curso de primeros auxilios con peques para saber cómo reaccionar en caso de atragantamiento. Esto lo recomiendo tanto si haces BLW como si no, porque los niños se atragantan… todos. Y la evidencia científica señala que no hay diferencia entre los que empiezan por triturados y los que no.

También puedes hacer cursos específicos sobre BLW, los hay online y presenciales en mucho sitios, Y en ellos te explican las bases de este método.

Para mi, es muy importante tener claro que los peques van a comer lo que comamos en casa, Son esponjas e imitan. Nosotros la poníamos mucho a comer con nosotros (aunque ella aún no comía) y poco a poco fue mostrando interés por los alimentos y a día de hoy intentamos comer los tres juntos y lo mismo para que ella se anime también a comer más y mejor.

 

Vale, ¿pero tú qué le diste primero de comer en el BLW?

Primero tienes que asegurarte de que tu peque está listo para comer y tener en cuenta que la alimentación complementaria, es eso, complementaria. Su fuente principal de comida seguirá siendo la leche (materna o de fórmula, no leche vegetal) así que hay que ofrecer primero leche y luego la comida.

Dicho esto, nosotros empezamos por la fruta. Empezamos con plátano y luego aguacate cortados adecuadamente. Y fuimos introduciendo otras frutas y verduras poco a poco. No hay frutas prohibidas (lo de las frutas con pelo es un mito) pero por ejemplo la manzana o la pera que son duras, mejor al horno o un poco al micro. Y en cuanto a verduras: las espinacas y las acelgas mejor esperar al año (por su contenido en nitratos).

Cada vez que se introduce un nuevo alimento hay que ofrecerlo tres días antes de mezclar con otro alimento para observar que no haya reacciones alérgicas. Por eso también recomiendan ofrecerlos durante el día y no para cenar, por si aparece alguna reacción, estar alerta. Lo de los 3 días implica que le doy 3 veces aguacate, no pasa nada, puedo empezar a dar plátano e ir combinando. Y así vas introduciendo más alimentos. Nosotros teníamos un excel en google drive y lo íbamos apuntando.

Luego empezamos con los cereales: pan, avena y más tarde pasta. El pan (integral) se lo dábamos un poco tostado con un poco de aceite de oliva o de lino, con aguacate… La avena en modo porridge (se puede hacer con agua, leche materna o de fórmula o leche de soja enriquecida en calcio) para que mojase con los dedos o la liase con la cuchara. La pasta cocida más bien pasada. También le ofrecimos arroz y quinoa pero aún a día de hoy no le gusta mucho.

De las primeras verduras que le dimos fue el brócoli, que le gustó un montón desde el principio. Después coliflor y también algún puré con patata, zanahoria y cebolla. Porque si… nosotros también le ofrecimos purés, pero con la misma filosofía que el resto de alimentos, para que experimentase y dejando que ella fuese en todo momento quien decidía cómo cuándo y cuánto: por ejemplo, yo le acerco la cuchara y es ella quien da el bocado, sin engañarla, sin forzar. Nosotros le dábamos puré cuando en casa lo comíamos también.

Con las legumbres en el BLW (siiii la. proteína) empezamos por el tofu, que le encantó y le sigue encantando. Tiene una textura muy fácil para ellos de pasar y muy tranquilizadora para nosotros porque atragantarse es muy difícil (y eso que a veces se mete unas cantidades en la boca que no doy crédito). También le gustó mucho desde el principio la pasta de lentejas y de garbanzos (sin embargo pasa del humus). Y cuando ya tenía más soltura comiendo empezamos a ofrecerle algunas cucharadas de lentejas guisadas. Cuando hizo la pinza con los dedos empezamos con lo garbanzos, se los damos cocidos, les quitamos la piel y los aplastamos un poco, con las alubias lo mismo. Los va comiendo ella solita  y como quien come pipas.

Con frutos secos y semillas, empezamos poniendo un poco de crema de cacahuete en pan tostado y nueces trituradas con la avena a la que también añadimos semillas de lino, chía, sésamo… (también trituradas) y algo de fruta para dar sabor.

Y también probó el huevo y los yogures de leche de vaca. Supongo que muchos se extrañará siendo yo vegana… pero su padre no lo es y tampoco lo es nuestro entorno. Así que por seguridad, decidimos que debía probarlo. Porque aunque nosotros en casa llevamos una alimentación 100% vegetal, no queríamos que un día comiese (estando con otros niños por ejemplo) algo con huevo o leche por error, por descuido o por curiosidad. y tuviésemos un susto grande si resultaba que era alérgica y no lo sabíamos. Son alergias que pueden ser muy graves y nosotros tomamos esa decisión (cada familia deberá tomar la suya y creo que es respetable). Como yo no compro leche ni hievos ni derivados… estas cosas las probó en casa de los abuelos. A día de hoy son cosas que no forman parte de su alimentación salvo en muy contada ocasión.

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que tampoco hay que obsesionarse en que pruebe todos los alimentos del mundo desde el principio cuando haces BLW. Nosotros le fuimos ofreciendo lo que se come en casa, variado pero cosas que son habituales. Yo no he probado nunca dragon fruit… no lo he comprado tampoco para dárselo a ella.

 

¿Y qué recetas de BLW hiciste?

En el libro que os comentaba de Juan Llorca y Melissa Gómez tenéis un montón y en la cuenta de Instagram de Aroa de BLW_practicando también. Pero si soy sincera mi día a día era y es más sencillo porque adapto lo que nosotros comemos así que casi todo lo que veis en mi instgram o aquí en el blog lo come ella también sobre todo desde que cumplió el año, antes preparaciones aún más sencillas:

Las verduras las suelo hacer al vapor o cocidas y con un choro de aceite de oliva, el tofu a la plancha, la soja texturizada salteada con un poco de ajo, los guisos como siempre pero sin sal, la pasta más pasada para que esté blandita… Siempre teniendo en cuenta que los alimentos tengan una consistencia que permita que se aplasten fácilmente con la lengua contra el paladar. Al principio también evitaba bastante las salsas porque hacen que se escurra más el alimento de las manos y además se pone todo perdido (aunque hablando de ensuciar los purés son lo peor…).

Al final la idea es que coma lo que se suele comer en casa. Lo único que si que hago más específico son galletas con plátano y avena (sin las nueces o con ellas trituradas) o de crema de cacahuete.

 

Y ¿las proteínas? ¿y el hierro? ¿la b12? ¿el omega3? ¿la vitamina D?

Bueno, aquí, creo que es importante recordar que la alimentación vegana y vegetariana es adecuada y saludable en todas las etapas de la vida (cuando está bien equilibrada, al igual que la omnívora, que también tiene que ser equilibrada). No lo digo yo, lo dicen las asociaciones de Nutrición y Dietética más importantes y grandes del mundo como puede ser la americana (y muchas otras).

Si tu pediatra (o tu familia, amigos… o tu misma) tiene dudas, no se lo cree o lo que sea, puede descargarse, leer y seguir este documento de su propia Asociación Española de Pediatría.

Es decir, que al igual que en un adulto, una alimentación equilibrada y vegana es perfectamente válida y saludable. Algunos alimentos para cubrir las necesidades que suelen generar dudas pueden ser:

  • Hierro; tanto si se lleva una alimentación vegetal como si no, el hierro es fundamental en la alimentación complementaria porque la leche materna no aporta hierro y las reservas de los peques empiezan a terminarse. Por eso deberíamos priorizar ofrecer alimentos ricos en hierro y complementarlos con otros ricos en vitamina C, que favorece la absorción. Algunos vegetales ricos en hierro son: las legumbres (incluido el tofu), los frutos secos, los cereales integrales, el brócoli… y podemos acompañarlos con naranja, fresa…)
  • Proteínas: legumbres y frutos secos. En forma de pastas de legumbres, hamburguesas de legumbres, tofu, soja texturizada, guisos, cremas de cacahuete y otros frutos secos…
  • La b12: mientras el alimento principal es la leche materna y la madre está bien suplementada, no hace falta que el bebé tome. Cuando ya empieza a comer más alimentos sólidos y menos leche, se le pude dar en gotas. En este post de Nutricionistas veganos tenéis cantidades y lo explican muy bien. Nosotros tenemos esta de Veggun.
  • Omega 3. Podemos usar aceite de lino, semillas de lino trituradas, nueces… Nosotros solemos triturar nueces y/o semillas de lino con la avena que le damos para desayunar o media mañana.
  • Vitamina D. En nuestro caso, en Asturias se pauta a todos los bebés, en otros casos, seguid las recomendaciones de vuestro pediatra y/o nutricionista. Tenemos también la de Veggun.

 

¿Y come todo eso?

No, desde el principio no… ¡ni mucho menos! Sobre todo al principio, el BLW consiste en que jueguen chupeteen… van probando y no tienen que comer cantidades.

Ha sido poco a poco y con altibajos. Ha habido épocas en las que comía muy poco, pasaba de la comida y solo quería leche. Pero no pasa nada, es normal. Sea BLW o no, es alimentación complementaria recordemos. Yo en muchos momentos me lo tuve que recordar a mi misma y me lo tuvo que recordar nuestra nutricionista porque una cosa es saberlo y otra cosa ver que no come lo que te gustaría o que no engorda lo que te tu te esperas aunque sea algo normal que les pasa a muchos peques. Pero de verdad, son épocas.

Yo, cuando me agobiaba porque “no comía nada”, apuntaba lo que comía (a rajatabla, incluidas cosas como “4 garbanzos”, “1 cachito de pan”, “2 cucharadas de avena”…) y así me daba cuenta de que en realidad ese “nada” era: ha comido, per poco  cosas diferentes y cuando le ha apetecido.

También hay épocas en las que un alimento pasa de gustarle un montón a no quererlo. Nos pasó por ejemplo con el plátano, que parecía que le había dejado de gustar, pero lo seguimos ofreciendo y lo volvió a querer. En algún sitio leí que había que ofrecer los alimentos hasta 15 veces hasta que “te gustan”. Otras veces basta con cambiar la presentación o la cocción del alimento. A veces hasta es la temperatura. Hay que ser paciente.y constante.

Y en este sentido, vuelve a ser muy importante lo que vea comer en casa. A nosotros muchas veces, nos pide cosas de nuestro plato, aunque sea lo mismo que lo suyo o en otra preparación y de eso si quiere y de su plato, no. A veces en la merienda a ella le damos mandarina, por ejemplo, pero igual su padre está comiendo plátano y yo una manzana… pues ella pide de lo nuestro y si es saludable, no hay problema.

 

¿Y qué platos, cubiertos…. compraste?

Me gustan mucho los de bambú, pero no los compramos porque no se pueden meter al lavavajillas… la vagancia. Así que tenemos este conjunto de babero y plato con ventosa que se adhiere genial a la trona (y eso que ella lo intenta quitar con todas sus fuerzas) y el mat con el plato de Twistshake que también se pega perfecto.

Cubiertos hemos tenido varios pero para ayudarle a comer nosotros los que más cómodos me resultaron fueron estas cucharas de Twistshake que no son muy grandes (ella no abre mucho la boca). Para ella tenemos estas cucharas de Munchkin y este vaso de la misma marca, aunque últimamente ya está usando cubiertos normales (cucharillas y tenedores de postre o estos de Ikea) y este vaso con pajita de Twistshake.

Para la avena con los frutos secos y alguna fruta que le metemos también triturada, le damos estas bolsas o estas otras que ella gestiona succionando y son reutilizabas. Baberos, aunque ya os digo que tenemos de silicona, los que más usamos son los de Ikea (no empezamos con los que son tipo camiseta con mangas porque a Olivia le quedaban muy grandes y le entorpecían más que otra cosa).

*El plato de la foto de este post no se de dónde es porque no es mi peque, es una foto de stock comprada.

 

A partir del año…

A partir del año la leche tiene que empezar a ser secundario y empezar a ser más importante la alimentación sólida. No es algo que pase “de golpe” al cumplir el año. Es algo gradual. En nuestro caso ahora que la peque tiene 14 meses es cuando esto se ha empezado a notar más. Solo pide pecho por la mañana antes de salir de la cama a modo desayuno, para dormir la siesta y por la noche (que tiene barra libre).

El resto de comidas las hace como nosotros. Desayuna, come y merienda lo mismo que nosotros. O parecido: si nosotros tomamos algo con picante por ejemplo,  ella se lo hacemos sin eso. Las cenas no las he puesto porque la acostamos a las 8:30 y nosotros cenamos más tarde y muchas veces sí que nos hacemos cosas diferentes.

A día de hoy estamos encantados con haber hecho así las cosas con el BLW. Olivia come super variado y siempre está dispuesta a probar cosas nuevas. Se gestiona muy bien comiendo sola, empieza a coger los alimentos con los cubiertos y salvo que a nosotros nos apetezca, no tenemos que preocuparnos nunca de hacerle comida especial para ella.

 

 

 

¿Qué tal os ha ido a vosotras?

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.